BogotáGastronomía

Bogotá premia la mejor receta de Ajiaco Santafereño

El ajiaco, ese exquisito plato bogotano, recibe por estos días una merecida celebración por cuenta de la Alcaldía de Bogotá, a través del Instituto Distrital de Turismo. Para ello, se celebra la quinta versión del concurso: ‘Día del Ajiaco Santafereño’, cuyas inscripciones están abiertas para quienes estén interesados en dar a conocer la mejor receta de éste icono de la cocina bogotana.

Para esta versión se crearon cuatro categorías. La primera conocida como Tradición, convoca a equipos conformados por tres  personas de hoteles, restaurantes o plazas de mercado que ofrezcan en su carta el Ajiaco Santafereño. La segunda llamada Sabana, dirigida a equipos conformados por tres personas de restaurantes de los municipios de la Sabana de Bogotá, que tengan en su carta el Ajiaco Santafereño. La tercera, Aficionados, para equipos conformados por tres personas de grupos familiares, de amigos, o de  compañeros de trabajo, que no tengan relación laboral directa con el sector de la gastronomía, y la cuarta, Academia, para equipos integrados por tres estudiantes de instituciones con formación en gastronomía, acompañados de un docente y con una carta de presentación de la institución.

Para José Duarte, director del Instituto Distrital de Turismo, el ‘Día del Ajiaco Santafereño’, “es un evento que realizamos, con la iniciativa del clúster de Turismo de La Candelaria, para  incentivar las tradiciones bogotanas que rinden homenaje al ajiaco, como principal elemento del patrimonio inmaterial de la ciudad, y de esta manera fortalecer a Bogotá como un importante destino gastronómico».

El concurso tiene las inscripciones abiertas hasta el próximo 20 de septiembre. Los términos y condiciones para participar se encuentran en: www.bogotaturismo.gov/diadelajiaco.

Sobre el Ajiaco Santafereño

Originalmente el ajiaco era una sopa de procedencia indígena a la que le fueron agregando ingredientes foráneos. Un buen Ajiaco Santafereño lleva pollo, mazorcas tiernas y tres clases de papa: la criolla que se disuelve, la pastusa que le da consistencia y la paramuna o sabanera que debe quedar entera.
El típico ajiaco bogotano debe su gracia, además de la papa criolla que le da su sabor y color, a las guascas, una hierba silvestre que le aporta un aroma especial, a la crema de leche y a las alcaparras. Se acompaña siempre con una tajada de aguacate.

Fotos, Instituto Distrital de Turismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *