Culturamigrar

La Valvanera, la capilla tutelar de Chía

 

Desde la construcción de esta capilla, en el año de 1937, este lugar se convirtió en uno de los sitios turísticos y religiosos por excelencia del municipio, junto con el cerro que desde entonces se comenzó a llamar de La Valvanera.

Desde allí se divisa la singular hermosura de la Sabana de Bogotá que va del valle de Zipaquirá y Nemocón, pasando por las tierras de la Fortaleza de Piedra, hasta más allá de la capital y el municipio de Cota.

 

La obra se inició el 6 de enero de 1937. Ese día se ofició una misa campal y se instaló la primera piedra. Así lo recordaron algunos cronistas cuando cuentan la versión de uno de los protagonistas de entonces, como Pablo Emilio Rodríguez, quien participó en su construcción y fue administrador del resguardo Indígena, y Clemente Villate quien colaboró en la obra y más tarde se convirtió en el primer sacristán de la capilla, labor que ejerció por más de cuarenta años.

La construcción de esta capilla fue iniciativa del párroco Luis Alejandro Jiménez que había llegado a Chía en el año de 1936, en reemplazo del presbítero Guillermo Ángel y Olarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *